Laboratorio de Microbiología Ambiental Laboratorio de Microbiología Ambiental Laboratorio de Microbiología Ambiental Regresar a la página principal Regresar a la página principal Regresar a la página principal
Laboratorio de Microbiología Ambiental
Regresar a la página principal
Descripción del proyecto
Antecedentes
Toxicología de metales pesados
¿Por qué vegetación como bioindicador?
Objetivos específicos
Metodología
Lista de abreviaturas
Actividades realizadas
Recomendaciones
Galería
Publicaciones
Agradecimientos

Esta página tiene la intención de compartir los resultados obtenidos para su evaluación y comentarios. Contrario a otras iniciativas, este proyecto incluyó la discusión con la comunidad del plan de trabajo así como del progreso del estudio. Con ese mismo espíritu ofrecemos de manera pública los resultados obtenidos. El análisis y la interpretación del mismo está en progreso incluyendo análisis estadísticos y consulta con colaboradores de la comunidad científica. Una vez se complete este análisis compartiremos nuestra interpretación através de este y otros medios.

En general, los resultados de nuestro laboratorio reflejan para el ecosistema terrestre cantidades no-detectables de uranio así como concentraciones de plomo y cadmio por debajo de niveles de preocupación para la mayoría de las muestras estudiadas. Otros elementos estudiados incluyen, aluminio, arsénico, cobalto, níquel, cromo, zinc, y cobre. Niveles excesivos de plomo fueron observados en sólo algunas muestras de guineo, anón y calabazas del sector Bravos de Boston.

En general, este alentador panorama es muy distinto a nuestros hallazgos del año 2000-01 cuando metales como plomo y cadmio fueron detectados rutinariamente a niveles excesivos en varias plantaciones incluyendo gandules, calabazas y la yerba guinea (pastoreo). La vegetación sirve como un buen indicador de exposición a contaminación reciente (últimos 6 a 12 meses de exposición). Estas son buenas noticias para un Vieques sin Marina.

Sin embargo, uranio total (0.36 – 1.28 mg/Kg peso seco) y plomo fueron detectados en la vegetación indicadora del ecosistema marino desde Bahía Salinas del Sur hasta el Bo. Esperanza. Estos hallazgos fueron confirmados con muestreos posteriores realizados en la zona. Otras especies de plantas marinas como la Thalassia y tres especies de algas verdes también resultaron con niveles detectables de uranio total. Debido a que armamentos con uranio reducido fueron utilizados por la Marina de Guerra en el polígono de tiro y por ser el uranio un elemento que se encuentra de forma natural en concentraciones bajas en agua y sedimentos marinos, es necesario evaluar la procedencia del uranio encontrado en la vegetación marina de Vieques. Es decir, nuestro laboratorio realiza estudios dirigidos a determinar si el uranio detectado es de origen geológico (natural) o de origen militar (antrópico).

Mientras completamos el análisis de todos los datos, le sugerimos al pueblo viequense ser precavidos en el consumo de especies marinas que acostumbran alimentarse de la vegetación estudiada (especialmente Bahía Salinas del Sur).  Es conocido que especies como la langosta y el carrucho acostumbran pasar su vida en una zona localizada, por lo que es muy probable que en las áreas estudiadas se alimenten de vegetación contaminada.  También es conocido que los contaminantes estudiados se acumulan en los organismos vivos y que su efecto tarda años en manifestarse (depende de la capacidad de asimilación o tolerancia de cada individuo). Por estas razones, reducir el consumo de estas especies marinas podría resultar en la primera línea de defensa contra los posibles efectos de estos contaminantes. Por el momento, le sugerimos a los residentes de la Comunidad Bravos de Boston no ingerir los productos cosechados en su propiedad (guineos, calabazas y anones).  Los hallazgos en esta comunidad ameritan una examinación más detallada.