Laboratorio de Microbiología Ambiental Laboratorio de Microbiología Ambiental Laboratorio de Microbiología Ambiental Regresar a la página principal Regresar a la página principal Regresar a la página principal
Laboratorio de Microbiología Ambiental
Regresar a la página principal
Descripción del proyecto
Antecedentes
Toxicología de metales pesados
¿Por qué vegetación como bioindicador?
Objetivos específicos
Metodología
Lista de abreviaturas
Actividades realizadas
Recomendaciones
Galería
Publicaciones
Agradecimientos

En septiembre de 2003 se inició una evaluación sistemática e intensiva de la vegetación terrestre de la "zona civil" viequense así como vegetación marina de la costa sur de la isla (desde Bahía Salinas del Sur hasta el Bo. Esperanza). En marzo de 2005 se completó el análisis de 10 metales para sobre 1,500 muestras de vegetación de las comunidades La Hueca, Puerto Real, Esperanza, Luján, Destino, Monte Carmelo, Villa Borinquen, Santa María, Bravos de Boston, La PRRA y Monte Santo. Tanto biomonitores pasivos (plantas naturales que indican la presencia de contaminantes o perturbaciones) y biomonitores activos (introducidos por el hombre mediante transplante) fueron examinados.

Las muestras obtenidas y analizadas incluyen: yerba guinea, yerba huracán, guineo, plátano, papaya, palma de coco, limón, mangó, caoba, ceiba, almácigo, flamboyán, yuca, gandules, ají picante, ají dulce, recao, orégano, parcha, jobos (incluyendo frutos), aguacates (incluyendo frutos), limoncillo, albahaca, gandules, pana, guanábana, guayaba, calabaza, batata, toronja, anón, ciruela (jobillo), yautía y  almendro.

Además, plantas marinas como la “yerba manatí” (Syringodium filiforme) fueron colectadas en Bahía Salinas del Sur (antigua zona de bombardeos), Bahía de la Chiva, Fanduca, Media Luna y Esperanza así como material de referencia del sector Tamarindo en el Bosque Seco de Guánica. Los análisis se realizaron al menos en triplicado. Algunas muestras incluyen hasta réplicas de diez.